Implante coclear: entre los 6 meses y los 6 años de edad


 
El implante coclear es como un oído electrónico que consta de un componente interno, que se inserta con cirugía bajo la piel, detrás de la oreja -en la cóclea del oído medio-, y de un componente externo, el audioprocesador, que se lleva también detrás del pabellón auditivo. Se implanta en niños muy pequeños con sordera, para evitar retrasos en el aprendizaje y la adquisición del lenguaje, o en adultos que han perdido el oído y que ya habían adquirido previamente los patrones del lenguaje. Cuando se detecta una hipoacusia infantil, lo idóneo es que se coloquen alrededor del primer año de vida. Estos dispositivos se han perfeccionado para permitir una mejor audición a sus usuarios. No obstante, esto solo es posible siempre que se realice, de manera conjunta, un programa adecuado de rehabilitación -primordial-, advierte en esta entrevista Javier Gavilán, jefe del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitario La Paz, de Madrid, y catedrático de Otorrinolaringología de la Universidad Autónoma de Madrid.
  • Por CLARA BASSI
Fuente Consultada: Doctor Javier Gavilán, jefe del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitario La Paz y catedrático de Otorrinolaringología de la Universidad Autónoma de Madrid.


¿Cuántos niños nacen con problemas auditivos?
Los datos cifran que entre 1 y 6 de cada 1.000 nacidos vivos tienen problemas de audición, y entre 1 y 3 de cada 1.000 nacidos vivos son sordos.
¿Cómo se diagnostican estos problemas de audición?
En España es obligatorio, desde hace meses, realizar los análisis oportunos para la detección precoz de la sordera, al igual que otras pruebas para averiguar si el recién nacido tiene otras enfermedades, a partir de un pinchazo en el talón. Al principio, se realizaba la prueba de lasotoemisiones acústicas y ahora también se desarrolla la prueba de los potenciales evocados.
¿Son suficientes para detectar la sodera o se deben realizar otras pruebas en los primeros años de vida?
Los potenciales evocados o las otoemisiones detectan con certeza si el niño oye. Son pruebas válidas y suficientes. Pero, aunque se demuestre que no tiene sordera al nacer, puede desarrollar hipoacusia por diversas enfermedades.
En estos casos, un implante coclear resulta muy útil, ¿en qué consiste este dispositivo?
"El implante coclear transforma el sonido en impulsos eléctricos que llegan al cerebro por el nervio auditivo"
Es un oído electrónico que se coloca en la oreja. Es un receptor similar a un audífono o sonotone. El oído interno, el caracol, transforma el sonido en impulsos eléctricos que llegan hasta el cerebro por el nervio auditivo. Cuando este nervio no funciona, el implante coclear lo sustituye y transforma el sonido que capta el micrófono en impulsos eléctricos.
¿Qué es el caracol?
El caracol o cóclea es una estructura en forma de tubo enrollado en espiral, de ahí su nombre, situada en el oído interno y que forma parte de nuestro sistema auditivo.
¿En qué casos de hipoacusia está indicado el implante coclear?
Para un implante de estas características, primero es imprescindible tener nervio auditivo. Si no, no se puede implantar. Pero este tipo de sordera es infrecuente. La inmensa mayoría se deben a una lesión en el oído interno, en la cóclea.
¿Cuántos implantes cocleares se colocan al año en España?
No hay disponibles cifras exactas. Pero un inciso: no es tan importante el número de implantes como la rehabilitación que se requiere después, porque el dispositivo, por sí solo, tiene una utilidad limitada. Los programas de implantes cocleares se desarrollan en varios centros en España. Nosotros ponemos 35 al año, entre recién nacidos sordos y adultos que pierden el sentido del oído por completo.
¿A qué edad debe colocarse un implante coclear en un niño?
"Un mismo implante en distintas personas puede dar resultados diferentes"
Hay distintas opiniones al respecto. Es difícil tener la certeza absoluta de que no oye nada. El problema es que, con los audífonos de uso habitual, no es fácil determinarlo antes de los seis meses de edad. A partir de ese momento, cuando no hay solución, se puede colocar un implante coclear, entre los seis meses y los dos o tres años de edad. Tampoco se recomienda por encima de los seis años, porque en ese punto ya tiene que haber adquirido los patrones del lenguaje y, aunque el implante le permitiría oir, sería incapaz de desarrollar el lenguaje de los sordomudos. Alrededor del año es una edad idónea, pero se considera que la franja óptima oscila entre los seis meses y los seis años.
¿Hay muchos tipos de implantes cocleares?
Cuando empezaron a implantarse, en los años sesenta, se desarrollaron muchos tipos, aunque básicamente son iguales. En realidad, hay distintas marcas.
Entonces, ¿en qué se diferencian?
"Los niños que llevan implantes cocleares pueden aprender sin necesidad de acudir a colegios especiales"
Son diferencias en la codificación de las señales y estrategias para mejorar los elementos electrónicos, aunque el sistema es el mismo: un implante auditivo y un canal con un único estimulador o multicanales con muchos estimuladores. Los pacientes con estos implantes tienen un sistema de codificación sensorial que permite establecer una comunicación normal, hablar por teléfono, escuchar música, pero la capacidad de hacerlo depende del paciente y el tipo de sordera.
¿La efectividad del implante depende del paciente?
Los mismos implantes cocleares, en distintas personas, pueden dar resultados espectaculares o normales. Es como quien aprende a hablar inglés con facilidad y alguien que no puede decir dos palabras seguidas en este idioma. Todos los pacientes, en principio, se comunican, pero no todos pueden hablar por teléfono. No obstante, los niños con implantes cocleares pueden aprender sin necesidad de acudir a colegios especiales ni hacer una integración especial, oyen igual que los otros niños.
En los niños, ¿cada cuánto hay que cambiar el implante?
Es difícil fijar un periodo, ya que la tecnología cambia más deprisa que la medicina. En diez años, puede desarrollarse el mejor invento, que de vez en cuando también se estropea. Los portadores necesitan cambiarlo solo si se estropea. El implante de hoy, si se compara con otros anteriores, da mejores resultados y tiene una calidad de sonido mucho mejor. Pero la parte interna hay que cambiarla con una cirugía. Si se cambia, puede suponer una mejora respecto a lo que el paciente tenía, pero la cirugía no está exenta de riesgo, es una intervención que se realiza bajo anestesia general y, aunque está absolutamente controlada, eso no significa que no pueda haber un problema un día.
¿Es arriesgada la cirugía del oído?
"La cirugía no es lo más importante del implante coclear, sino la rehabilitación posterior"
En general, el riesgo de este tipo de cirugía es pequeño. Reviste mayor peligro que se lesione el nervio facial, que está muy cerca del lugar donde se coloca el implante, y provoque una parálisis de la cara. Es muy poco probable, pero hay ese riesgo y el paciente debe saberlo. De entrada, no es una cirugía compleja y no da grandes problemas para colocar el implante, pero si el paciente tiene una malformación, puede generar muchas dificultades. No obstante, la cirugía no es lo más importante del implante coclear.
¿Se refiere a la rehabilitación?
Así es, los niños no pueden recibir un implante si después no se someten a rehabilitación. En los adultos, puede tener más utilidad porque ya saben identificar objetos y palabras, pero no así en el caso de un receptor que no haya oído nada en su vida y que tenga que aprender un lenguaje. La rehabilitación tiene que ser continua, profunda, bien organizada, estructurada y programada, para que el implante sea provechoso en un niño.

AVANCES EN IMPLANTES COCLEARES

Hay distintos tipos de implantes cocleares, pero la principal revolución en el desarrollo de estos ha sido el salto de la tecnología de implantes monocanales a implantes multicanales, en palabras de Javier Gavilán, comparable al mismo salto que se dio en la televisión hace años, con el paso del blanco y negro al color. "Después, han ocurrido otras mejoras tecnológicas, pero no ha habido una revolución equiparable", expone el especialista.
En este desarrollo continuo, cabe mencionar el reciente desarrollo del que hasta ahora se considera el implante más avanzado del mundo. Fabricado por la compañía austríaca MED-EL, el sistema MAESTRO 2010 ya está disponible en España. Hasta la fecha, es el más pequeño y ligero del mundo, en encapsulado de titanio. Es un 25% más delgado que sus predecesores y una de sus ventajas para el usuario es que está diseñado para colocar bajo la piel, porprocedimientos quirúrgicos mínimamente invasivos, según informa la compañía.
Este es solo un ejemplo de los distintos dispositivos que se pueden encontrar en el mercado. En la actualidad, se fabrican distintos tipos de sistemas para ajustarlos a las diferentes pérdidas auditivas. La elección de un implante determinado depende del tipo de pérdida de cada persona y de lo que esta requiera para su vida. No tienen la misma necesidad un niño que aún debe aprender a hablar, una persona joven que comienza su carrera y actividad profesional y necesita sacarle el máximo partido, y una personas de 75 años o más, que no quiere volver a someterse a una cirugía para colocarse un implante, con el riesgo que entraña. Por eso, es más habitual cambiarlos en personas jóvenes que pueden requerir el dispositivo más avanzado.
Publicar un comentario

Entradas populares