Cómo elegir una buena guardería


Elegir la primera escuela para los niños es uno de los pasos más importantes que se tienen como padres. Los pequeños ya tienen edad para entrar a una guardería y la vuelta al trabajo de los padres es inevitable. Muchas mujeres sobre todo quienes no trabajan fuera del hogar no ven necesario que el bebe asista a clases, pero es una etapa importante a la que hay que atender. “Es muy válido tanto para el niño como para la madre que el bebe se haga algo más independiente, socialice con otros adultos y pares y aprenda nuevas cosas”, sostiene la maestra en educación infantil española Irene Rodríguez.
Las opciones son muchas y la decisión se dificulta, pero hay que tener en claro algunas claves para no equivocarse:

· Es importante que los padres visiten varios colegios a fin de ambientarse.

· Tener en cuenta la higiene del lugar, ver que la persona indicada en manipular alimentos lo haga con las correctas maneras de higiene.

· Ver cuántas maestras hay para encargarse de cada clase

. El trato debe ser amable en todo momento más allá de que los niños a veces se pongan difíciles

· La seguridad es otro elemento a tener en cuenta: las ventanas deben estar fuera del alcance de los pequeños, lo mismo que las cerraduras de las puertas del lavabo, o de la calle.

· Las escaleras deben estar correctamente valladas

· los enchufes no deben estar a la vista de los niños

· tener en cuenta el espacio destinado a la guardería y a las distintas clases. Siempre es bueno informarse antes sobre la legislación de cada país ya que hay unos mínimos que se tienen que cumplir.

· Los bebés deben estar alejados de los otros niños

· La iluminación debe ser la adecuada y las clases tienen que estar siempre limpias

· Las guarderías deben tener un patio o jardín para jugar

· No está de más solicitar a debida acreditación de los profesionales que trabajan en la guardería para verificar la experiencia que tienen

· Durante la entrevista con los educadores, indagar sobre la manera de educación que ofrecen y el material de estudio del que disponen.

· Las horas de descanso son importantes. Los más pequeños suelen dormir la siesta. Informarse sobre cómo tienen organizada esta etapa.


· Tenga en cuenta cuán lejos queda la guardería de su casa o del trabajo.

· Siempre hay que dejar en claro los propios límites o cuándo se desea que contacten con los padres en caso de que pase algo: si se enferman, si se lastiman, si lloran mucho. Cada padre tiene derecho a decidir cuándo deben contactar y no cuándo los maestros lo crean necesario. (si no son casos de gravedad que se da por entendido que rápidamente se pondrán en comunicación con los progenitores).

· Informarse acerca de la existencia de algún gabinete médico. Algunas guarderías tienen dentro un pediatra que está presente en todo momento ya que los niños pequeños se lastiman con demasiada facilidad.

Más allá de estas recomendaciones, la experiencia de otros padres es muy importante ya que nadie mejor que ellos para opinar y aconsejar. Lo más importante es que quienes estén a cargo traten bien a los niños ya que es una de las etapas vitales en sus vidas. “Es la primera vez que se separan y hay que contenerlos constantemente”, comenta la especialista. La seguridad y la seriedad profesional son factores que influyen mucho también a la hora de decidirse por una o por otra opción. Una vez que los padres estén satisfechos con la guardería encontrada, deben transmitir felicidad y confianza a los niños. De este modo, la adaptación será mucho más fácil e integradora tanto para los padres como para los hijos.
Publicar un comentario

Entradas populares