Cálculos renales durante el embarazo



El cólico nefrítico es la manifestación clínica inicial más frecuente de la existencia en la vía urinaria de un cálculo. El origen de éste cuadro habitualmente es un cálculo que, procedente de las cavidades renales, camina a través del uréter hacia la vejiga, para ser eliminado al exterior a través de la uretra. Cuando esta migración se ve interrumpida por alguna causa o circunstancia, el cálculo sufre una parada, se enclava o impacta en un lugar determinado y causa los síntomas propios del cólico nefrítico. Es un problema bastante frecuente y representa entre el 2% y 5% de las consultas de los servicios de urgencia hospitalarios.

El embarazo es un suceso fisiológico de la mujer que tiene repercusión sobre múltiples órganos y sistemas y los riñones no están exentos de esos cambios, por lo que las estructuras renales sufren una serie de modificaciones que muchas veces alteran su normal funcionamiento.
El tratamiento de los cálculos renales en embarazadas suele ser el mismo que en las no gestantes, las piedras se eliminan (si su tamaño lo permite) por dilatación del uréter, sólo en casos estrictamente necesarios, si el cálculo precisa intervención quirúrgica, se puede intervenir en el primer trimestre del embarazo.
El mayor riesgo que tiene una mujer embarazada con cálculos renales es que el bebé nazca prematuro, un 80% más de posibilidades que una gestante sana. Pero en cuanto al peso normal del niño u otras afecciones de salud, en general, los cálculos renales de la madre, no suelen aportar modificaciones.
Publicar un comentario

Entradas populares