Niños de novio. ¿Sí o no?

Aunque los noviazgos en la infancia despierten incertidumbre y temor en los padres, establecer vínculos con el sexo opuesto forma parte del crecimiento y socialización de los niños. Consejos prácticos...
Es inevitable como natural que desde a edad temprana los niños copien los modelos que ven en el hogar y que se repiten hasta el cansancio en los cuentos infantiles.

“Los padres no tienen que preocuparse ni sentirse incómodos ya que todo rige en un marco de inocencia y es importante que cuando los niños cuenten esta relación que han establecido a la familia, sea escuchado con naturalidad y sin dramatismo.

No hay que darle más importancia de la que realmente tiene ya que los niños probablemente consideren una novia o novio a aquella persona del sexo opuesto con la que más juegan o con la que más tiempo pasan”
, explica la psicopedagoga española Susanna Vynols.

A medida que los hijos crecen, “lo más conveniente es poder tener una relación de confianza en la que estos temas se puedan hablar sin tapujos para que cuando lleguen a la adolescencia puedan tener toda la información necesaria para no cometer equivocaciones”, sostiene la profesional.

La etapa de los noviazgos en la infancia es muy importante, sobre todo para los niños.

“Si a las personas adultas se les pregunta si recuerdan a su primer novio de la niñez, seguramente el recuerdo sea bueno y se sienta calidez al hacer referencia a él, es fundamental no bloquear esa emoción en los pequeños ni decirles que eso está mal o hacerle comentarios de sorpresa porque pueden ser perjudiciales para su desarrollo emocional y social.

Lo mejor es acompañarlos sin juzgarlos y permitirles experimentar esta nueva sensación que es sana, natural y que los marcará por el resto de la vida de un modo positivo, rememorando la ingenuidad y calidez de un primer amor infantil”, opina la especialista.




Recomendaciones para cuando un niño "se pone de novio"
1.- No es beneficioso bloquear un noviazgo infantil ni tampoco es conveniente manipularlo. “Lo que deben hacer los padres con sus niños pequeños es estar atentos y sobre todo mantener mucho dialogo con ellos para que exista un entorno de comodidad”, recomienda Vynols.

2.- Conocer a la familia y a la niña es una manera de no prejuzgar y tener una opinión más objetiva de la situación. Si los niños son pequeños, se pueden hacer meriendas en la casa o invitarlos a un almuerzo a los padres y a la niña o niño para establecer un vínculo armonioso.

3.- El ejemplo de los padres en manifestar la relación es fundamental para que los niños sepan cómo se debe conformar una relación. “No importa la edad de los niños ya que ellos son como esponjas que absorben lo bueno y lo malo.

No hay que darles motivos y mantener una relación sana para que ellos también puedan brindarse de la misma manera”, aconseja la psicopedagoga.

4.- Es importante que los pequeños sepan manifestar sus emociones libremente sin sentirse reprimidos. “Esta actitud abierta los ayudará a comunicarse y relacionarse mejor tanto con la familia como con el entorno.
Tener una conducta abierta los preparará para enfrentar una vida adulta con muchos menores bloqueos y represiones que tanto suelen perjudicar y que tan difíciles son de erradicar cuando ya se ha llegado a mayor”, finaliza diciendo la experta.
La Familia en LA REVISTA
Publicar un comentario

Entradas populares