Anemia durante el embarazo

La hemoglobina transporta el oxígeno a los tejidos de todo el cuerpo dentro de los glóbulos rojos ó hematíes, por lo que es imprescindible para una buena oxigenación de los tejidos.
Este tipo de anemia se produce por el bajo nivel de hemoglobina durante el embarazo.

Básicamente se produce por una ingesta baja de hierro en la dieta, deficiencia de acido fólico, pérdida de sangre por hemorragia por hemorroides o gastrointestinal.
El embarazo agrava o desencadena la mayoría de estas causas generales de anemia ya que altera los procesos digestivos, aumenta la cantidad de sangre circulante en el organismo (de unos cinco litros en el adulto normal a siete en la embarazada, con lo que los glóbulos rojos se diluyen en ella), y porque el feto consume parte del acido fólico y el hierro de la madre.




En relación a los síntomas, algunos como las nauseas, son difíciles de distinguir de los efectos del embarazo, entre ellos se pueden nombrar al cansancio y debilidad, palidez, falta de aire a veces, dolores de cabeza, nauseas, palpitaciones.

Los factores de riesgo que aumentan este tipo de trastorno son por alimentación deficiente, carente de vitaminas y minerales, consumo de tabaco, que reduce la absorción de nutrientes importantes, exceso de consumo de alcohol que lleva a la desnutrición y por tomar medicación anticonvulsiva.

Para paliar con la anemia los especialistas recomiendan comer alimentos ricos en hierro, como hígado, carne de ternera, lentejas, cereales, huevos, frutos secos, alimentos ricos en acido fólico, como judías, harina, mantequilla de cacahuete, champiñones, brócoli ó espárragos.
También es aconsejable el consumo de alimentos ricos en vitamina C, como los cítricos y vegetales; la vitamina C hace que la absorción de hierro sea más eficiente.
Tomar suplementos vitamínicos y minerales, especialmente ácido fólico (ya que este es necesario para la madre) para formar los glóbulos rojos necesarios, y para el feto, ya que su carencia se relaciona con déficits en el desarrollo de su sistema nervioso.



Fuente: Farmacia Blog
La Familia en LA REVISTA
Publicar un comentario

Entradas populares