Cómo decorar la habitación del bebé con bajo presupuesto

Decorar el cuarto del bebé es una de las tareas que más disfrutan los futuros padres, pero no siempre se cuenta con el dinero deseado para comprar todo lo que querríamos. Sin embargo, hay maneras de poder contar con todo lo necesario sin gastar de más...
Antes de salir a mirar tiendas, es conveniente hacer una lista de todos aquellos elementos que se necesitarán. Hay muchos objetos y productos que son muy bellos, pero lo principal es pensar en la seguridad del niño.

Una buena alternativa antes de adquirir nada es la de hablar con otras madres que ya hayan diseñado la habitación de un bebé. Recibir consejos siempre es una buena opción para poder sacar partido de las experiencias y evitar las posibles equivocaciones.

Es conveniente medir muy bien el espacio disponible ya que muchas veces, los padres se dejan llevar por lo que ven en las tiendas sin tener en cuenta las dimensiones existentes en el cuarto del futuro niño.

Si no se dispone de ideas creativas y lo que se desea es contar con propuestas diferentes, lo mejor es consultar revistas de decoración especialmente dedicadas al diseño infantil.

Mediante este recurso se pueden obtener muchas sugerencias, incluso aquellas para confeccionar una misma sin tener que disponer de mucho efectivo para llevarlas a cabo.

Otras alternativas para decorar la habitación del bebé




En muchas ocasiones, se disponen de objetos que pueden reciclarse como muebles o elementos para organizar las cosas del bebé. Analizar muy bien todo aquello que se tenga en el hogar y que puede ser de utilidad.

Las tiendas de segunda mano suelen tener productos rescatables y a muy buen precio. Hay que recordar que los bebés crecen rápidamente y muchos de los objetos o mobiliario quedarán en desuso en pocos meses por lo que no vale la pena gastar mucho dinero.

Los productos imprescindibles como la cuna, alguna cómoda o un moisés, se pueden adquirir a un valor económico y luego se puede vender en el mismo sitio en el que se adquirió previamente.

Utilizar la imaginación para crear aquellos detalles que le darán vida a la habitación como por ejemplo el móvil de la cuna o la decoración de las paredes. Los móviles se pueden realizar uniendo bonitos adornos a un hilo de nylon.

Se pueden conseguir diseños agradables si se utilizan lentejuelas o brillos. En cuanto a las paredes, el empapelado es más caro que la pintura. Elegir colores bien alegres. También se pueden colocar adhesivos infantiles para finalizar el diseño.

La iluminación es otro de los factores a considerar. Si se tiene alguna lámpara antigua en el hogar o que esté en desuso, se pueden agregar detalles como lazos, botones y demás accesorios divertidos.

En cuanto a la cuna, que es el mueble más importante para el niño, se puede pensar en adquirir una cama corral ya que tiene una vida útil de más de diez años. Incluye unas barandas que se pueden retirar cuando el bebé ya ha cumplido los tres o cuatro años.

La decoración es importante, pero lo primero que se debe considerar es la seguridad del bebé.

Lo más acertado es evitar objetos de cristal, espejos y cubrir todas las esquinas para evitar los posibles golpes y también aquellos rincones filosos que hay en las cunas, camas o muebles a los que el bebé a medida que va creciendo pueda ir teniendo acceso.
Fuente: En Plenitud
La Familia en LA REVISTA
1 comentario

Entradas populares