¿Podría la obesidad afectar el rendimiento académico en niños y adolescentes?

Los niños y adolescentes obesos se enfrentan a una serie de problemas potenciales para la salud a medida que envejecen, incluyendo un mayor riesgo de diabetes, ataques cardíacos y ciertos tipos de cáncer.
Como si eso no fuera suficiente, la obesidad puede causar daño a largo plazo en las perspectivas de las carreras universitarias de los jóvenes.

En los últimos años, un irregular pero creciente número de investigaciones han sugerido que la obesidad se asocia con un peor rendimiento académico iniciando desde la edad preescolar.
Los estudios han encontrado en gran variedad que los estudiantes -y en especial las niñas obesas- tienden a tener puntuaciones más bajas que sus pares más delgadas, tienen más probabilidades de repetir un grado, y tienen menos probabilidades de ir a la universidad.

El último de esos estudios, se basó en el seguimiento de 6.250 niños desde el jardín de infantes hasta el quinto grado y encontraron que aquellos que eran obesos a lo largo de ese período obtuvieron calificaciones más bajas en exámenes de matemáticas que los niños no obesos.





De hecho, este patrón se mantuvo incluso después de que los investigadores tomaron en cuenta factores que pueden influir tanto en el tamaño corporal como en el resultados de las pruebas, tales como el ingreso familiar, la raza, el nivel educativo de la madre y su situación laboral, y las expectativas de ambos padres para el desempeño del niño en la escuela.

Los expertos advierten que la obesidad infantil en este enlace emergente es mucho más complicada de lo que parece. Nadie sabe a ciencia cierta por qué la obesidad y el rendimiento escolar están relacionados, o si existe una causa directa de la otra.

Fuente: Farmacia Blog
La Familia en LA REVISTA
Publicar un comentario

Entradas populares