Cómo enseñar las tablas de multiplicar a un niño

4 consejos prácticos para que tu hijo aprenda las tablas de multiplicar sin traumas ni angustias // Fuente: En Plenitud
Todas las materias escolares deben contribuir al cultivo y desarrollo de la inteligencia, los sentimientos y la personalidad, pero a las matemáticas corresponde un lugar destacado en la formación de la inteligencia.

Las matemáticas son una materia básica en una educación sólida, no solo por los conocimientos y técnicas que aportan, sino porque desarrollan cualidades esenciales para la vida, como la precisión, las capacidades de abstracción y de resolución de problemas.

Es por esto que deben asegurarse bases sólidas, es decir que los niños necesitan dominar las operaciones básicas: suma, resta, multiplicación y división para que no se les dificulte el aprendizaje de los siguientes temas de las matemáticas.

En algunas ocasiones, por ejemplo, los niños aprenden el procedimiento para encontrar el área de una figura geométrica, pero fallan al momento de multiplicar y así todo el problema está mal.


Es una lástima ver algunos niños que llegan a 5° y 6° grado de primaria sin dominar las tablas, lo cual se traduce en dificultad para resolver temas nuevos; y al encontrar el camino difícil, en muchos casos se llega a aborrecer las matemáticas.

Los niños pueden desarrollar las habilidades matemáticas si se les da las herramientas necesarias. Entre más temprano mejor, pero nunca es tarde.

Cómo enseñar las tablas de multiplicar

He aquí algunos consejos para ayudar a su niño a aprenderse las tablas bien, y a dominarlas.
1. Siéntese con su niño y repase las tablas de esta manera: Comience con las más fáciles para que el niño vea que sí puede y se eleve su autoestima.

2. Es recomendable repasar la misma tabla hasta que la domine. Pregúntesela al derecho primero, cuando ya la tenga, pregúntesela revuelta.

3. A medida que vaya avanzando en el aprendizaje de las tablas no olvide mezclar un poco de las tablas previamente aprendidas con el fin de reforzarlas.

4. No se de por vencido hasta lograr el objetivo, sin embargo no lo canse. Unos 20 minutos diarios es suficiente.

Por Jaime Cavazo
www.dominalastablas.es.tl

La Familia en LA REVISTA
Publicar un comentario

Entradas populares