Cómo cuidar la ropa del bebé

A la hora de lavar las prendas del recién nacido hay que tener mucho cuidado, para cuidar la piel del bebé y para que las prendas perduren por más tiempo y mantengan su buen estado... // Autor: Mario Casale
Luego del lavado y el secado es preciso planchar muy bien la ropa, doblarla correctamente y ordenarla en los armarios correspondientes.

Al comprar ropa para el bebé, ésta debe ser lavada antes de colocarla sobre la piel de los recién nacidos. Hay muchas marcas de jabón que están especialmente elaboradas para limpiar las prendas de los bebés ya que éstos tienen la piel muy sensible y delicada.

Es conveniente prescindir de los detergentes que contengan colorantes y fragancias ya que pueden irritar y perjudicar. En lo posible, toda la ropa debe ser lavada a mano ya que la lavadora pueda estropear los tejidos.

-->

Si se decide utilizar la lavadora hay que asegurarse de colocar la función de ropa delicada. También es imprescindible cocer muy bien los botones y lazos para que no se desprendan durante la manipulación.

Consejos para cuidar la ropa del bebé

1.- Dejar las prendas elegantes del bebé solamente para vestir durante aquellos acontecimientos de importancia. Los lavados arruinan las telas y los bebés se ensucian mucho. Es conveniente priorizar la comodidad del bebé e inclinarse por telas resistentes.

2.- Hay que tener cuidado con tender la ropa al sol, ya que puede decolorarse y deformarse. Lo más adecuado es extender las prendas sobre una superficie plana como una mesa y colocar debajo de cada ropa una toalla para que ésta absorba toda la humedad posible.

3.- El uso de baberos o batas de plástico son muy útiles para resguardar las prendas del bebé.

4.- Si el bebé se mancha, hay que actuar lo antes posible ya que de esta manera se asegurará un resultado más efectivo y la suciedad tendrá más posibilidades de ser quitada. Una buena alternativa es la de dejar la ropa manchada en remojo antes de lavarla en la lavadora, frotar la mancha con cuidado e incorporar la prenda dentro del electrodoméstico.

5.- La ropa del bebé, debe ser separada según los colores antes de ser mojada ya que las prendas que son muy claras o de color blanco podrían teñirse con otros colores más fuertes. También hay que considerar los tejidos ya que la seda no puede lavarse junto a la lana o el encaje o los bordados.

6.- Luego del lavado y el secado es preciso planchar muy bien la ropa, doblarla correctamente y ordenarla en los armarios correspondientes.

7.- Evitar los suavizantes y productos químicos. Aunque los primeros brinden una buena fragancia, es mejor no tentarse ya que los niños están más predispuestos a sufrir alergias e irritaciones.

La Familia en LA REVISTA
Publicar un comentario

Entradas populares