Ideas para que los niños coman de todo

La alimentación es un hábito más que debe enseñarse a los niños desde muy pequeños.
Cada vez hay que valerse de más trucos para que los más pequeños acepten todo tipo de alimentos. Sugerencias para que de a poco se acostumbren a todas las comidas sin que esto implique una tortura.

Si de manera natural se presentan alimentos que son considerados “difíciles”, los chicos, aunque parezca extraño los asumirán sin inconvenientes.



Claro que hay alimentos que gustan más que otros, pero esto no solamente le pasa a los niños sino también a los adultos.

-->

1.- “La mejor manera de predisponer a un pequeño a comer de todo es predicar con el ejemplo. Los padres no pueden pretender que los hijos coman verduras si ellos no lo hacen o si han dicho que no aprecian los vegetales.

En cambio, si en el momento del almuerzo o cena, todos los integrantes de la familia comen juntos y todos se sirven vegetales, los niños imitarán lo que hagan los adultos”, asegura la nutricionista argentina Susana Martín.

2.- Incluir a los hijos en la elaboración de la comida es fundamental. “No importan que sean muy niños. Pueden estar al lado de la madre mientras ésta cocina. Se puede colocar música, bailar mientras ella corta o cocina los alimentos.

De este modo, se les estará despertando la curiosidad a los chicos. Hay que estimular la atención de ellos, hablarles de los diferentes colores de las verduras y frutas, explicarles para qué sirve cada uno, y de qué modo el cuerpo de ellos puede funcionar mejor si se consume este u otro alimento”, argumenta la profesional.

3.- Otro modo de acercarlos a las comidas difíciles es a través de la lectura. “Adquirir libros en donde se destaquen determinados alimentos y que mediante la textura, sabor, color ellos puedan ir haciéndose una idea y formando una opinión acerca de cada ingrediente y alimento en particular.”, opina la experta.

4.- Es importante que los niños sean libres en torno a todo lo que signifique la alimentación. “Esto no significa que coman lo que quieren sin la supervisión de los padres, pero con presionarlos u obligarlos a comer no se conseguirá nada.

Solamente se logrará que los chicos se resistan a determinados alimentos, se obsesionen con ellos a punto tal de rechazarlos por toda la vida. Incluso, hay niños que somatizan y cuando son obligados a comer, vomitan, tienen crisis alérgicas o de llanto.

Hay que evitar todo esto. Lo mejor es poder ofrecerles todas las herramientas para que ellos descubren de a poco todos los beneficios de los alimentos que los adultos les ofrecemos.

Solamente con la información, la constancia y el conocimiento se conseguirán buenos resultados”, especifica la nutricionista Martín.

5.- La presentación de los platos puede colaborar para captar la atención de los niños. Presentarles una cara con una sonrisa de tomate, dos hojas de zanahoria y una nariz de patata y el cabello de espinacas.

“Hay que saber cómo llegar a ellos y hacerles creer que son ellos mismos los que deciden comer verduras o frutas”, aconseja la experta.

De la misma manera que se ofrecen las herramientas para hacerles ver los beneficios de los alimentos sanos, también se puede hacer el mismo procedimiento para hacerles notar las desventajas de los alimentos dañinos como los dulces o el exceso de su consumo.

La Familia en LA REVISTA
Publicar un comentario

Entradas populares