Feng Shui para niños hiperactivos

He aquí algunos tips que ayudarán a los niños índigo, válidos también para cualquier niño hiperactivo:
Los niños Indigo muestran signos de hiperactividad, deben evitarse los colores excitantes como el rojo, el naranja o el amarillo

Se dice que esta generación de niños tiene una "misión especial" en nuestro planeta y es responsabilidad de sus padres y educadores proveerles el marco adecuado para el desarrollo de todas sus capacidades.

Dentro de este marco se encuentra el ambiente en el cual se desarrollan y aquí entra, naturalmente, el Feng Shui:


La habitación de un niño índigo debe proporcionales suficiente privacidad y debe ser más bien silenciosa. Las alfombras que son superficies yin, ayudan a mitigar los ruidos.

Pero evite el alfombrado de pared a pared (requiere de adhesivos que pueden ser tóxicos) y prefiera las alfombras de fibras naturales (lana, yute, etc.).

Si es posible, asígnele la habitación más alejada de la puerta, evite las ventanas a la calle especialmente si vive en una zona de mucho tránsito. Si es inevitable que la habitación esté expuesta al ruido de la calle, considere colocar ventanas con doble vidrio y cortinas de telas pesadas.

En lo posible las dimensiones de su habitación deben ser generosas para permitirle moverse y jugar. En caso de no serlas, el aprovechamiento del volumen debe ser maximizado.

Los niños Indigo muestran signos de hiperactividad, deben evitarse los colores excitantes como el rojo, el naranja o el amarillo. Los colores naturales de los materiales aparecen como los más adecuados (madera al natural, telas crudas), incluso el azul o el celeste.

Permítale, no obstante, participar de la elección de los colores para su habitación pero guíelo convenientemente.

Evite la luz fluorescente (tubos) y las lámparas dicroicas, que al requerir de un transformador emiten campos electromagnéticos de cierta intensidad, a los cuales los niños índigo parecen ser especialmente sensibles.

La luz natural es esencial, lo mismo que el contacto con la naturaleza. Idealmente deben disponer de un parque o jardín. Si no lo hubiera, peceras, terrarios o mascotas pueden ayudarles a establecer un contacto con la naturaleza. Decore su cuarto con paisajes bonitos.

Oriente la cabecera de su cama hacia su punto cardinal más favorable.

Déle la posibilidad de escuchar música suave.

Los niños índigo se distraen muy fácilmente (bueno, ¡todos los niños y muchos adultos lo hacen!). Asígnele un lugar de estudio aislado y tranquilo. Si la sala de su casa se usa poco, deje que estudie allí.

Hágalo estudiar por períodos cortos, de no más de media hora (un RECESO como los que se usan para cocinar puede ser útil para fijar los períodos). Permítale un recreo entre períodos.

Evite que tenga una TV en su habitación.

Coloque una cartelera en su habitación, en la cual se puedan colocar recordatorios de tareas a realizar y el premio que recibirá si la realiza.

Aromatice su habitación con algunas de estas esencias (la que le guste más): lavanda, geranio, manzana, ciprés, jengibre. En la mesa familiar nunca le permita ocupar la cabecera.

Puede que sean niños especiales, pero siguen siendo niños y no es apropiado que ocupen el lugar que simboliza la posición de mayor responsabilidad dentro de la familia.
Por Elsy Mata Mercano

La Familia en LA REVISTA
Publicar un comentario

Entradas populares