Obecidad Infantil: prevenir con el ejemplo


La familia es el entorno por excelencia donde puede empezar a ponerse freno al problema de la obesidad infantil. Los niños aprenden e imitan a los mayores, por eso aportamos una serie de ideas que podemos compartir con ellos.

La falta de actividad física en la obesidad infantil

Es una de las causas primarias de obesidad, tanto en la etapa infantil como en la adulta. Si los niños llegan a casa y se sientan a ver la televisión, jugar con la consola, etc… no estamos contribuyendo a realizar un gasto energético apropiado. Sobre todo, porque nosotros hacemos lo mismo. Una buena opción es reunirse en la cocina a preparar una comida rica y sana sustituyéndola por las chuches o los bollos.

La dieta mediterránea para la obesidad infantil


Es la más recomendada para el objetivo que nos ocupa.
Grasas buenas en un treinta por ciento de las calorías diarias, hidratos en un sesenta por ciento, proteínas en un diez por ciento y frutas y verduras, cinco piezas al día.

No hay que olvidar la hidratación, mediante agua , refrescos sin azúcares, etc… Si la dieta es variada estaremos seguros de aportar los nutrientes necesarios.

Deporte en la obesidad infantil

Si los niños no están acostumbrados, siempre buscarán excusas cuando se les proponga hacer deporte o ejercicio. Pero todo es probar, porque las endorfinas que se generan con el ejercicio mejoran el humor y proporcionan bienestar. La receta perfecta para repetir. Hay que buscar tiempo para salir juntos a hacer deporte, ya sea patinar, correr, andar en bici, etc.

La Familia en LA REVISTA
Publicar un comentario

Entradas populares