La fertilidad también es cosa de hombres


Si después de un año, no se ha conseguido un embarazo, el siguiente paso es acudir a una consulta preconcepcional para analizar las razones y buscar soluciones.

La fecundación no es sólo cosa de mujeres. La calidad del esperma de su pareja es fundamental para lograr el embarazo. Para ser papá, el varón debe tener un recuento de 20 millones de espermatozoides por mililitro de semen, en el que al menos la mitad de los espermatozoides tengan un movimiento correcto y un 30 por ciento formas normales, según los últimos parámetros aprobados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).


El estrés, el cansancio y la tensión también pueden alterar la producción de espermatozoides. Es recomendable comer sano e incluir en la dieta una gran cantidad de nutrientes con alta actividad antioxidante como los frutos rojos y las vitaminas C y E, y abandonar el consumo elevado de alcohol, tabaco y drogas, así como los malos hábitos alimentarios porque afectan de manera significativa a la fertilidad, reduciendo no sólo la cantidad de espermatozoides, sino también su calidad. La pareja que desee conseguir un embarazo debe cuidar su salud, y no olvidar que la principal función del sexo no es la reproducción, sino el placer.

Si después de un año, no se ha conseguido un embarazo, el siguiente paso es acudir a una consulta preconcepcional para analizar las razones y buscar soluciones. Existen muchos caminos dentro del campo de la reproducción asistida, igualmente válidos, para ser papá o mamá.
La Familia en LA REVISTA
Publicar un comentario

Entradas populares