10 errores de comunicación que hacen que las adolescentes no hablen

Hay algunos errores comunes de comunicación que pueden disuadir a las adolescentes de dialogar con sus padres. Asegúrese de no estar cometiendo ninguno de estos errores, que podrían impedir que su hija hable con usted.

Muchos padres se sienten frustrados por la falta de comunicación de sus hijas adolescentes. Cuando les preguntan, "¿cómo estuvo tu día?", la mayoría de las adolescentes dicen "bien", y no agregan nada más. Y muchas adolescentes pasan muchas horas encerradas en sus habitaciones.

Evite estos errores que pueden afectar la comunicación padres-hija:

1. Minimizar la situación

Ciertas cuestiones como tener un mal día, una cita que fue cancelada o un problema con un amigo pueden parecer emergencias para su hija.

Aunque puede que usted haya tenido que lidiar con problemas mucho mayores durante el día, no minimice el impacto que estas cosas pueden tener en su hija.

2. Apoyar al archienemigo de su hija


Cuando su hija le informa lo mucho que le molesta otra persona, no salte inmediatamente para defender su comportamiento.

Si lo hace, lo más probable es que disuada a su hija de hablar con usted en el futuro, si se siente molesta por algo.

En su lugar, escúchela y junte información, sin tratar de justificar el comportamiento de la otra persona.

3. Sarcasmo

Si bien el humor y las burlas suaves pueden permitirse en una relación sana, el sarcasmo puede ser hiriente.

Si ya tiene una relación tensa con su hija, es probable que el sarcasmo sólo genere más daños.

Además, el sarcasmo suele malinterpretarse. Incluso si usted quiere decir algo divertido, su hija puede interpretarlo como algo hiriente.

4. Despreciar los sentimientos de su hija adolescente

A veces, las adolescentes pueden ser muy dramáticas. Y sus reacciones emocionales no suelen tener sentido para los adultos.

Sin embargo, eso no quiere decir que sus emociones no sean reales.

Si desprecia los sentimientos de su hija, lo más probable es que ella deje de hablar con usted por completo.

5. Hablar de usted

Hacer que todas la conversación giren a su alrededor no es algo útil. Sólo lo distanciará de su hija aún más.

Aunque es válido explicarle a su hija cómo era la vida cuando usted era joven, evite darle un sermón. Decir cosas como: "¿Sabes lo difícil que era mi vida cuando tenía tu edad?" probablemente no resulten útiles si su hija le está hablando de sus problemas.

6. Juzgar inmediatamente


Aunque hay un momento y un lugar para que usted pueda decir: "no creo que haya sido una buena idea", emitir un juicio serio al principio de la conversación no incentivará a su hija a hablar.

Decirle inmediatamente a su hija que su conducta está mal y por qué nunca se debe actuar de esa manera sólo servirá para separar a su hija de usted aún más.

Concéntrese primero en la conversación y luego exprese su opinión. Aliente a su hija a expresar sus pensamientos y sentimientos sobre la situación antes de opinar.

7. Horrorizarse

Las adolescentes hacen cosas para llamar la atención todo el tiempo.

Ya sea que su hija aparezca con el pelo violeta, o le cuente una historia terrible sólo para generar una reacción, no responda mostrándose horrorizado.

Por el contrario, reaccione de forma tranquila y genere una conversación sobre el tema.

8. Resolver el problema

Si bien colaborar con su hijo adolescente para resolver sus problemas es parte de una buena comunicación, intentar resolver el problema antes de tiempo puede empeorar las cosas. Su hija probablemente no esté acudiendo a usted para obtener un consejo rápido.

9. Echarle la culpa a su hija

Recordarle a su hija qué hizo mal sólo añadirá más leña al fuego. En algún momento, es importante que su hija pueda asumir la responsabilidad que le corresponde; sin embargo, echarle la culpa inmediatamente cortará la conversación.

10. No apoyar sus grandes ideas

Las adolescentes suelen tener grandes ideas. Probablemente esas ideas nunca lleguen a buen puerto. Sin embargo, eso no significa que usted tenga que ser el encargado de boicotearlas.

La Familia en LA REVISTA
Publicar un comentario

Entradas populares