Los cuentos ¿son malos para los niños

Los cuentos infantiles que nos contaban en nuestra niñez, ¿fomentan la discriminación?

Las narraciones infantiles han sido analizadas minuciosamente en muchas ocasiones.

“Nadie duda del poder y valor de la lectura, pero hay que tener cuidado con las historias que se acercan a los niños porque pueden tener un significado adverso al buscado”, comenta la psicóloga española Laia Benito Martín.

Según un estudio realizado por dos psicólogas estadounidenses asegura que los cuentos “Blancanieves” y “Cenicienta” entregan mensajes dañinos ya que hacen ver que las mujeres bellas son quienes tienen éxito y las feas son malas.


Las profesionales investigaron más de 118 cuentos infantiles y en casi todos han hallado evidencias discriminatorias en cuanto al aspecto exterior.

Datos a tener en cuenta:

· Una de cada cinco narraciones tiene como protagonista a una mujer mala y que es fea

· Las personas feas de los relatos no suelen tener éxito y viven en medio del fracaso, la frustración y el temor constantes

· En la mayoría de los cuentos la soledad también está asociada a la maldad y fealdad

Los especialistas afirman que no hay que dejarle de contar cuentos a los niños, sino que hay que reforzar los aspectos que hacen vulnerable los valores de las historias infantiles.

“Hay que tener una postura crítica y dependiendo de la edad del niño hay que explicarles cómo son realmente las cosas.

Limitarse a contar el cuento puede ser peligroso ya que el niño se quedará con una sola interpretación y errónea de la realidad y de la gente”, sostiene Benito Martín.

“El pensamiento tradicional aseguraba que los relatos para niños transmitían valores como la honradez, la valentía y la lealtad, entre otras cualidades fundamentales en un ser humano, pero en la actualidad éstos se consideran sexistas, machistas y salvajes en donde solamente se destaca la violencia, la guerra y las malas acciones.

No todo es blanco o negro. Hay que continuar acercando los cuentos a los pequeños, pero añadiendo el toque personal de los padres.

Hay que explicarles lo que realmente importa en este mundo ya que si no se hace, ellos trasladarán el mundo de fantasía que se construye en los cuentos a la vida real y es aquí donde está el problema.

Si no se es rubia de ojos claros o si no se es delgado y bello no hay valor ni éxito”, explica la psicóloga española.

Las críticas han quedado expuestas y el mercado editorial no ha quedado ajeno a ellas.

“Lo que se ha logrado con este rechazo es la creación de cuentos en donde las protagonistas aparecen completamente virilizadas, triunfan en un mundo económico, pisotean a los hombres y son quienes salvan al mundo”, opina la especialista.

Recomendaciones:

· No hay que prescindir de los cuentos infantiles tradicionales sino desarrollar tanto padres como los hijos una lectura crítica.

· Reforzar los valores que los padres crean conveniente de modo constante. Se lea o no un libro infantil.

La Familia en LA REVISTA
Publicar un comentario

Entradas populares