Alimentación de los bebés y los niños

Consejos prácticos para lograr una alimentación saludable para bebés y niños en edad preescolar

Los niños pequeños pueden comenzar a probar nuevos sabores y texturas durante la transición de la comida para bebés a los alimentos "reales".

Tenga en cuenta que los niños pequeños tienen estómagos muy pequeños. Tal vez sea mejor darles de comer 5 o 6 comidas pequeñas por día, en lugar de tres más grandes.

Dependiendo de la edad, el tamaño y la actividad física que realicen, los niños necesitan entre 1.000 y 1.400 calorías diarias.

Es perfectamente normal que los niños se muestren voraces un día, y al día siguiente se muestren reacios a comer.

No se preocupe si la dieta de su hijo no se mantenga estable todos los días, siempre y cuando esté satisfecho y siga una dieta balanceada.

Necesidades nutricionales de los bebés y los niños pequeños


Un componente importante en la dieta de un niño es el calcio (necesitan alrededor de 500 mg. por día), y la mejor fuente de este nutriente es la leche.

Hasta la edad de dos años, deben tomar leche entera (si ya no toman pecho), pero los niños mayores de esa edad pueden cambiar por leche descremada, si lo aprueba el pediatra.

Si sus hijos son intolerantes a la lactosa o no les gustan los productos lácteos, incorpore en su dieta alimentos ricos en calcio, como los productos de soja, cereales y jugo de naranja.

Los niños pequeños necesitan 7 mg. de calcio al día para prevenir la deficiencia de hierro, lo cual puede afectar su crecimiento, su aprendizaje y su comportamiento.

En la infancia, la leche materna tiene un tipo de hierro que es absorbido fácilmente; y los alimentos para bebés suelen estar fortificados con hierro, por lo que no debe preocuparse de que su bebé no ingiera suficiente hierro.

Una vez que pase a los alimentos sólidos,, es importante asegurarse de que su niño esté ingiriendo una adecuada cantidad de hierro, de fuentes ricas en hierro y apropiadas como los cereales fortificados, pequeñas cantidades de carnes rojas (como albóndigas blandas), o huevos.

Consejos dietéticos para bebés y niños pequeños

Frutas y verduras: Dos porciones por día. Pueden comerlas como aperitivos, como por ejemplo manzanas o zanahorias cortadas. También puede agregar verduras en la sopa.
Granos enteros: Cuatro porciones diarias. Puede incluir panqueques de trigo sarraceno o tostadas de pan integral para el desayuno, un sándwich con pan integral para el almuerzo, y arroz integral u otro grano entero como parte de la cena.
Leche y lácteos: Tres porciones o un litro de leche entera por día. Los quesos, yogures y postres lácteos son buenas alternativas.
Proteínas: Dos porciones al día. Intente que su hijo pruebe una variedad de alimentos proteicos, como pavo, huevo, pescado, pollo, cordero y lentejas.
Vitaminas y minerales


La familia en LA REVISTA
Publicar un comentario

Entradas populares