Cinco consejos para prevenir accidentes de los niños en verano

El verano comporta un cambio de rutinas y del lugar acostumbrado que, sobre todo a los más pequeños, los hace más susceptibles a sufrir accidentes. De hecho, los menores de entre dos y cuatro años son los que más riesgo tienen de padecerlos. Por este motivo hay que extremar las precauciones y vigilarlos con atención, en especial cerca del agua, ya que los ahogamientos suponen la segunda causa de fallecimiento en los niños de entre uno y nueve años de edad. Este artículo aporta las recomendaciones de los especialistas en salud infantil para disfrutar de un verano sin contratiempos, sin accidentes infantiles. // Por MONTSE ARBOIX

Los cambios en las rutinas habituales de la mayoría de las familias durante el verano hacen que los más pequeños sean más susceptibles a sufrir accidentes, por lo que padres, y cuidadores en general, deben tener en cuenta una serie de precauciones. Por este motivo, este año, los especialistas de la AEPap han lanzado unas sencillas recomendaciones que ayudarán a pasar un verano sin contratiempos.


1. En la etapa infantil hay que empezar a establecer los hábitos relacionados con la prevención solar, ya que se considera que el 80% del daño solar se produce antes de los 18 años. Según la AEPap, utilizar el fotoprotector adecuado antes de esta edad disminuiría hasta un 78% el riesgo de padecer cáncer cutáneo en la adultez. Hay que evitar a toda costa las quemaduras solares y limitar la exposición solar, además de usar cremas fotoprotectoras, gorros y camisetas.

2. Otro punto importante para los especialistas en salud infantil es tener cuidado con el exceso de calor. Para evitar las posibles deshidrataciones y los golpes de calor en los más pequeños, hay que ofrecerles agua con frecuencia, aunque no tengan sed. También aconsejan, contra las altas temperaturas, vestirlos con ropas ligeras y claras, y nunca dejarlos solos dentro el coche al sol o con las ventanillas cerradas.

3. Para mantener a raya las toxiinfecciones alimentarias en la época estival, es mejor consumir productos recién elaborados, lavar bien frutas y verduras, conservar la cadena del frío y respetar las normas de higiene durante la preparación de la comida, sobre todo si se tiene previsto hacer un picnic, y beber agua embotellada, entre otras precauciones. Además, recuerdan los especialistas la importancia de un cuidadoso lavado de manos para impedir la transmisión de bacterias.

4. Otra de las recomendaciones para un verano sin contratiempos es tener cuidado con las picaduras de insectos y animales marinos. Para prevenirlas se pueden utilizar repelentes sobre la piel y también sobre la ropa. Cuando se sufre alergia a la picadura de avispas y abejas, hay que exponerse lo mínimo a estos himenópteros y no olvidar llevar siempre consigo adrenalina autoinyectable. La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) aconseja también evitar ropa de colores brillantes, el uso de cremas con perfume y colonias al aire libre y llevar comida o refrescos en lugares donde son abundantes. Si se deja la ropa en el suelo para darse un baño, hay que sacudirla antes de volver a ponérsela; no caminar descalzo; cerrar las ventanas de casa y coche y colocar mosquiteras; y evitar las colisiones con estos insectos al correr y montar en bicicleta o moto.

5. Si se realizan viajes internacionales, hay que tener en cuenta que, además de las vacunas que corresponden al calendario vacunal en España, pueden ser necesarias otras según el destino escogido, por lo que hay que informarse con antelación. Y si se viaja a países de la UE, es recomendable llevar consigo la Tarjeta Sanitaria Europea para facilitar la atención sanitaria pública.
La familia en LA REVISTA
Publicar un comentario

Entradas populares