Cómo lograr que tus hijos se cepillen los dientes

Consejos para que la higiene dental se convierta en un hábito y el momento de lavado de los dientes sea entretenido para los niños (y deje de ser una tortura para sus padres)

Entre las sugerencias que los padres pueden implementar para hacer que esta actividad transcurra con normalidad, podemos mencionar:

1.- Crear un ambiente familiar: dar el ejemplo es la mejor medida que se puede llevar a cabo para que los más pequeños realicen la acción sin presión y sin que se sientan obligados.

Toda la familia puede cepillarse los dientes en el mismo momento. Compartir este instante resultará ideal. Si se acompaña con un poco de música y sonrisas, mejores efectos se obtendrán.

2.- Estimular al niño: una vez que el pequeño ha efectuado la acción con normalidad, hay que felicitarlo sin escatimar con el entusiasmo.


De este modo, el niño se sentirá orgulloso de sí mismo y este impulso positivo hará que se quiera reiterar.

3.- Conseguir un cepillo atractivo: hoy en día en el mercado hay muchos productos atractivos que resultan de interés para los niños.

Lo ideal es poder inclinarse por un producto que llame la atención y que invite a ser usado. Lo mismo ocurre con la elección de la pasta dentífrica.

4.- Decoración del ambiente: todo lo que llame positivamente la atracción del niño y despierte su curiosidad será muy benéfico para obtener resultados.

Colocar algunos dibujos en el baño o llevar música o algún producto especial por el que el niño sienta preferencia son buenas medidas a considerar para despertar la inquietud del infante.

5.- Establecer una rutina cómoda para el niño: el mejor momento para que el pequeño se cepille los dientes no es cuando esté viendo su programa favorito o jugando a algo con sus amigos.

Lo ideal es poder establecer un horario que no dificulte sus actividades ni que entorpezca sus acciones cotidianas.

6.- Enseñarle a ser responsable e independiente: lo más conveniente es enseñarle la técnica del cepillado para que luego puedan realizar la acción sin ayuda de nadie.

Esto hará que se sientan adultos y capaces de hacer el cepillado por cuenta propia. La independencia le hará aumentar la autoestima e impulsará a que quieran llevar adelante esta actividad.

7.- Colocar un reloj de arena o un despertador para que atraer la atención del niño y que éste sepa cuánto tiempo debe estar cepillándose los dientes.

Cuanta mayor cantidad de atractivos se consigan reunir para estimular al pequeño, mucho mejor.

8.- Encontrar la manera de incentivarlo: otro método a considerar es el comprarle a su juguete preferido un cepillo de dientes para que lo acompañe al baño durante el momento y al que el niño le pueda enseñar los beneficios del cepillado.

La paciencia y la perseverancia son dos aspectos que no se pueden descuidar si lo que se pretende es tener éxito y lograr que el pequeño aprenda con responsabilidad y de modo entretenido a enfrentar las situaciones de higiene de la mejor manera posible.

La familia en LA REVISTA
Publicar un comentario

Entradas populares