Aumento en la fotosensibilidad en niños con autismo

Recientemente, investigadores anunciaron que los adolescentes con autismo que también sufren de epilepsia suelen sufrir fotosensibilidad, o sensibilidad a la luz.

Un porcentaje alto de niños que sufren de autismo también tienen episodios epilépticos.
Los signos más visibles de estos episodios epilépticos consisten en pequeñas crisis que los niños autistas expresan de diferentes maneras. Se pueden observar movimientos bruscos de las extremidades, parpadeos fuertes, ausencias, entre otros signos de que uno de los episodios está ocurriendo.

Recientemente, investigadores anunciaron que los adolescentes con autismo que también sufren de epilepsia suelen sufrir fotosensibilidad, o sensibilidad a la luz.
La combinación de esto implica que determinados comportamientos comunes entre los niños con autismo, como el característico aleteo frente a sus caras, podría aumentar el riesgo de tener convulsiones a causa de la fotosensibilidad.


Aunque la fotosensibilidad ocurre hasta en un 14 por ciento entre los niños con epilepsia, la tasa salta hasta el 30 por ciento entre los adolescentes que sufren tanto de epilepsia como de algún desorden dentro del espectro del autismo.

La autora del estudio anuncia que este halló una gran incidencia total de fotosensibilidad en el 25 por ciento de los jóvenes mayores de 15 años con desórdenes dentro del espectro del autismo, y una tasa aún mayor del 30 por ciento en el grupo de esa edad de los jóvenes que padecían tanto epilepsia como autismo.

Y este hallazgo no ha sido previamente reportado; por lo que aún se necesita mayor investigación.
Estudios con una perspectiva a mayor escala son necesitados para confirmar esta tendencia. Además, una investigación más profunda es necesaria para identificar la importancia de estos hallazgos en la psicopatología de la epilepsia en los niños con algún desorden del espectro autista.

La familia en LA REVISTA
Publicar un comentario

Entradas populares