Seis regalos para niños originales, creativos y ¡baratos!

Elegir regalos para los niños puede ser una tarea complicada. Sobre todo, cuando ya tienen de todo o enseguida se aburren de cosas nuevas. En esos casos, nada mejor que incentivar su curiosidad a través de regalos originales, que estimulen su creatividad o los acerquen a la naturaleza. Este artículo propone seis regalos originales para niños: cometas artesanales, sellos, libros para completar o terminar, semillas para un pequeño jardín, instrumentos musicales y un cuaderno en blanco.

Regalos creativos que hacen la diferencia

Las cometas artesanales fabricadas por los niños garantizan buenos momentos con los padres, tanto al fabricarlos como al hacerlos volar

A menudo, no es sencillo pensar en qué regalar a los niños. Por un lado, porque algunos reciben tantos obsequios, que es difícil encontrar algo original. Por otro, porque se desea que sea algo con lo cual el pequeño pueda entretenerse más de un rato, además de ser educativo o estimular su creatividad.

A partir de estas consignas, a continuación se proponen seis ideas de regalos originales destinados a pequeños creativos.

Regalos para niños creativos: cometas artesanales

Las cometas son un juguete clásico que no pasa de moda y que, además, ofrece múltiples alternativas. Para su confección se necesitan materiales muy simples, muchos de ellos de uso cotidiano, como tijeras, pegamento o cinta adhesiva, una bolsa de basura o papel, una cuerda, cañas o varillas de madera.

Numerosos vídeos, disponibles en YouTube, como este, explican sencillos procedimientos para fabricarlas. El rato que los niños pasen junto a un adulto mientras elaboran la cometa será muy entretenido y fortalecerá el vínculo entre ellos.


Después llega el momento de hacerla volar. En este caso, se combinarán el aprendizaje del niño, que poco a poco incorpora la técnica para tener éxito, con la importancia del ocio activo infantil y al aire libre, en contacto con la naturaleza. De este modo, el pequeño se sentirá más cerca del espacio abierto, el césped, el cielo, el viento o los árboles. Es decir, tendrá un momento de cercanía con la educación en verde, que es más difícil si se queda dentro de casa.

2. Regalos para niños inquietos: sellos creativos

Los sellos permiten reproducir pequeñas imágenes (dibujos o símbolos) sobre distintas superficies, en particular sobre papel y cartón. Se fabrican en distintos materiales, como madera, plástico y caucho, y se diseñan y comercializan con diferentes motivos: letras, animales, medios de transporte, personajes famosos, etc., por lo que se puede elegir el que más guste a cada niño. Se pueden comprar en jugueterías, librerías y otras tiendas especializadas o bien fabricarlos en casa, con media patata partida, sellada con ayuda de un cuchillo.

Por otro lado, si hay un sello que guste mucho a un pequeño, lo puede convertir en una especie de marca personal y usarlo para identificar sus útiles de la escuela e, incluso, algunas prendas de ropa. Es importante, eso sí, explicar en qué lugares se puede pintar con los sellos y en cuáles no para evitar que ensucien las paredes u otros sitios que luego sean difíciles de limpiar.

3. Libros para completar o terminar

Los clásicos libros para completar o dar una terminación a la historia están preparados para que los niños coloreen o realicen otras actividades, como unir puntos con líneas, dibujar, etc. Sin embargo, de manera reciente, se han publicado otros libros que toman y reinventan esa consigna.

Entre los más interesantes, figuran 'Destroza este diario' (Paidós, 2013), de Keri Smith, un libro ilustrado con propuestas "subversivas", tales como garabatear páginas o "destrozar el lomo". Hay incluso vídeos en YouTube en los que los niños muestran cómo interactúan con su libro.

4. Semillas para un minijardín

Este es otro regalo que exige la participación de los niños. Si se regalan las semillas, así como el resto de herramientas y materiales necesarios para montar un pequeño jardín o huerto, los niños experimentarán un contacto con la naturaleza cercano y directo. Además, se puede realizar en plena ciudad, ya que un balcón o un rincón en el interior de la casa son, en general, suficientes.

5. Un instrumento musical ¡incluso hecho en casa!

La música estimula el desarrollo y la creatividad de los niños. Por eso, un instrumento siempre es un regalo idóneo para un niño. Se puede comprar en una tienda especializada o fabricar instrumentos musicales con los niños en casa, de forma artesanal.

Estos últimos son más simples -como maracas de alubias, timbales hechos con macetas o panderetas-, pero tienen un valor especial para los peques, si ellos han participado en su elaboración.

6. Un cuaderno en blanco

Esta idea es parecida a la del libro para completar, sólo que en este caso el cuaderno está en blanco, sin instrucciones, para que el niño libere su creatividad. Los mayores le pueden aportar ideas (que sea un diario, una colección de dibujos, un álbum de cromos o recortes de revistas, etc.), pero la decisión final de qué hacer con él debe ser del pequeño y no cuestionarle por ello. Tal vez al principio le cueste, pero poco a poco descubrirá qué usos le gustan más.

La familia en LA REVISTA
Publicar un comentario

Entradas populares