Hambre emocional en los niños

Las emociones positivas y negativas pueden generar en algunos niños con ciertos problemas que se desencadene el hambre emocional.

Los niños pueden también sufrir de hambre emocional ya que no solo afecta a los adultos. Se entiende por hambre emocional cuando la persona o el niño consumen alimentos no por apetito sino por razones emocionales ya que no tienen ganas de comer.

Las causas más frecuentes del hambre emocional en niños son:

-aburrimiento

-consolarse

-tristeza


-estrés

-soledad

-rabia

-frustración

-felicidad



Si el niño come por cuestiones emocionales puede aumentar de peso rápidamente lo cual puede generar graves problemas de salud.

Las emociones positivas y negativas pueden generar en algunos niños con ciertos problemas que se desencadene el hambre emocional.

Consejos para evitar el hambre emocional en niños:

-Los padres no deben recompensar a los niños con alimentos o golosinas ya que es totalmente perjudicial y esta actitud puede favorecer el hambre emocional.

-Para recompensar a nuestro hijo debemos brindarle elogios verbales u otro tipo de recompensas que no sean alimentos.

-Si el niño come por aburrimiento se debe corregir este comportamiento ayudándolo a canalizar esta situación con deportes, juegos o reuniones con amigos.

-Limitar la cantidad de alimentos no sanos en casa seguramente reducirá la posibilidad de que el niño tenga episodios de hambre emocional.

Es importante que los padres estén atentos a los estados emocionales de sus hijos y si detectan que no los está manejando adecuadamente se debe consultar a un psicólogo.

La tristeza, angustia, estrés u otras emociones negativas puede ser difícil de transitar a los niños solo por lo que requieren de ayuda familiar y en ciertos casos ayuda profesional.

Para contactarnosescobarlarevistadigital@gmail.com
La familia en LA REVISTA
Publicar un comentario

Entradas populares