Embarazo de mellizos gemelos o trillizos

Los hijos múltiples significan un gran desafío para las madres que los llevan. Aquí les contamos cómo salir adelante

La incidencia de mellizos o trillizos ha aumentado hoy en día, en gran parte, porque se suelen utilizar medicamentos de fertilidad para poner a los ovarios de vuelta en actividad, después de que los anticonceptivos los hayan mantenido inactivos durante años. Es muy común que se libere más de un óvulo en el mismo ciclo y como es probable que se fertilicen en la concepción, ¡se conciben mellizos o más que tienen que aprender a compartir el útero!

¿Qué cambia en un embarazo múltiple?


Un embarazo múltiple se considera de alto riesgo porque todo es exagerado: tamaño, peso, líquido amniótico, fatiga y ¡partes del cuerpo en movimiento! Esto implica un esfuerzo mucho mayor para la madre.

Preclampsia

Las mujeres que esperan mellizos tienen más probabilidades de sufrir hipertensión arterial. Después de 35 semanas, hay un alto riesgo de eclampsia cuando la sobrecarga de trabajo afecta el funcionamiento de los principales órganos. Todos los sistemas se desaceleran, lo que causa la retención de líquidos y el edema (hinchazón). En los casos severos, es posible que sea necesario adelantar el parto antes de lo previsto.

Presión

¡Presión, presión en todas partes! El útero, muy aumentado de tamaño, ejerce presión sobre el estómago, el diafragma y los pulmones, los intestinos, la vejiga y el colon. Cada uno protesta a su modo y, como resultado, la madre sufre una gran falta de aliento, acidez, constipación, irritación de la vejiga y hemorroides.

Prematuridad

Este es un gran problema de los nacimientos múltiples. Cada semana después de la 28 es una ventaja. A las mujeres que sufren las contracciones de Braxton Hicks (o "contracciones de práctica") se les aconseja que hagan reposo, reposo y ¡más reposo!


¿Qué esperar del parto?

El parto vaginal es muy raro en los embarazos múltiples porque los médicos (y las parteras) quieren evitar cualquier complicación posible. Este tipo de parto puede considerarse si no tuviste problemas durante el embarazo, si ya tuviste trabajos de parto y partos sin dificultades y si el primer bebé está de cabeza y con el mentón bien hacia abajo.



El parto vaginal depende del estado de salud en el que esté la madre y de la edad de gestación de los bebés en el momento del trabajo de parto. Los mellizos o trillizos tienen que negociar las posiciones de nacimiento. Podría traer dificultades si todos compiten por nacer primero. El trabajo de parto demorado (o lento) puede causarles un estrés innecesario a los bebés. Por estas razones, preparate física y mentalmente para una cesárea.

La anestesia epidural (o espinal) es delicada con un útero de gran tamaño porque es muy difícil para la madre sentarse e inclinarse hacia adelante. Por lo general, esta anestesia se aplica con la madre acostada, de costado.



¡La cruda verdad!

Para las parejas que esperan más de un bebé, piensen más allá de la noción romántica de tener un séquito de bebitos preciosos todos en filita. ¡La verdad es que dan mucho trabajo! Te van a prestar mucha atención, pero eso puede resultar molesto cuando estás apurada. Tus bebés van a ser personas individuales con un nombre, no sólo los mellizos o los trillizos. A medida que crezcan, es posible que no tengan el mismo apetito, gustos o preferencias, patrones de sueño o necesidades físicas, emocionales o mentales.

Es probable que no duerman toda la noche, empiecen a comer sólidos, dejen los pañales o que les salgan los dientes necesariamente todo a la misma edad. Pero hay algunas ventajas ocultas. Las parejas tienen que trabajar juntas. Cada uno va a tener siempre un bebé (o dos) para mimar y el ser padres es una responsabilidad compartida. Los niños también aprenden a compartir, los padres aprenden a ser justos y ¡tenés toda una familia en forma instantánea!

Dónde conseguir ayuda

No tengas miedo de pedir ayuda. Dale a entender con delicadeza a tu familia o a tus amigas que necesitás un poco de tiempo para vos ¡y servicios de niñera voluntarios! Tener tiempo para uno mismo como pareja o como adulto es fundamental.


Consejos


  • Descansá; sin dudas, el descanso ayuda a prolongar el embarazo. Tomate descansos de media hora varias veces a lo largo del día.
  • Acostarte del lado izquierdo ayuda a aumentar el flujo sanguíneo al útero, optimizando el nivel de oxígeno y de nutrición para los bebés. También ayuda a los riñones a eliminar el exceso de agua del cuerpo.
  • Limitá el consumo de sal para minimizar el edema.
  • Aumentá el consumo de agua a ocho vasos al día. Junto con el reposo, ayuda a eliminar los desechos del cuerpo.
  • Mejorá tu nutrición con calorías de alta calidad. Esto significa comer una dieta balanceada de todos los grupos alimenticios.
  • Estate atenta a las contracciones. Aprende a controlarlas y escuchá a tu cuerpo.
  • Estate preparada para cualquier cosa.
  • Si podés, andá a visitar la unidad de neonatología para ver cómo son las máquinas, equipos y monitores. Nunca pensamos que nos va a pasar a nosotras, pero puede pasarnos y puede ser que nos sensibilice un poco el hecho de que los bebés nazcan tan chiquitos e indefensos.
  • Evitá irte de compras hasta que los bebés estén en casa y saludables y sepas qué es lo que necesitás.
  • Comprá suficientes mamaderas de buena calidad para 24 horas de alimentación.
  • Aprendé a dar un paso atrás y decir que no importa. Vos podés hacer todo.


Para contactarnosescobarlarevistadigital@gmail.com
La familia en LA REVISTA
Publicar un comentario

Entradas populares