Cómo fortalecer tu autoestima y la de tus hijos - Primera Parte

La autoestima es el mejor regalo que podemos dar a nuestros hijos. Como padres nos enfrentamos al desafío de cambiar la propia historia familiar para trascender nuestras creencias. // Por Lic. Marisa Lia Pascal

Como padres nos enfrentamos al desafío de cambiar la propia historia familiar para trascender nuestras creencias, las limitaciones de nuestros padres y dejar a nuestros hijos un legado invaluable y que será transmitido a las futuras generaciones: el amarse y aceptarse a sí mismos, actitudes que los ayudarán a estar centrados frente a la adversidad.


Como las palmeras de Miami…

Recientemente asistí a un seminario sobre temas de educación. Como mamá de un niño pequeño, (y también como profesora) me interesa muchísimo aprender sobre la forma de educar a mi hijo. Personalmente, estoy convencida de que la autoestima es el mejor regalo que puedo hacerme a mí misma y a mi hijo, y por eso a la hora de elegir un sistema educativo también me gusta estar al tanto de los valores que se transmiten desde la escuela.

La persona que estaba a cargo del seminario dijo algo que capturó mi atención; ella hizo una bella comparación sobre el sentido de educar con valores con las palmeras de Miami…

Miami es una zona que frecuentemente está expuesta a fuertes tormentas y tornados. Casi todos hemos podido observar imágenes de las fuertísimas tempestades con vientos terribles que azotan la región, arrasando a su paso edificios, arrastrando coches y provocando una gran destrucción… pero hay algo que aún se mantiene en pie: las palmeras. Movidas por el viento se agitan de un lado a otro, y reciben enormes sacudidas. Pero al pasar el tornado, ellas permanecen firmes allí.

Nosotros como mamás o papás, podemos educar a nuestros hijos de una manera tal, que cuando sufran las embestidas de la vida, estén preparados para afrontarlas. Que sean fuertes para resistirlas, pero a su vez flexibles como para poder adaptarse a los cambios y no quebrarse, para que permanezcan centrados en medio de las dificultades.

Las raíces de la palmera que la mantienen fuertemente sujeta en el suelo, son como las raíces de la autoestima: la auto-aceptación, el respeto y la auto-valoración. La autoestima implica sentir y confiar en que uno es capaz de llevar el timón de su vida.

Somos espejos donde se miran nuestros hijos

Ahora bien ¿Cómo lo lograremos? Los niños aprenden por imitación, casi exclusivamente. Nosotros, sus padres, somos espejos para ellos. Los niños pequeños son muy buenos observadores de todo lo que sucede a su alrededor. A veces hacen algo y luego giran su carita para ver a su mamá o papá como buscando aprobación o desaprobación, y la respuesta que obtengan del adulto, esa es la "imagen" de sí mismos que ellos están viendo en ese espejo, en ese momento en particular.


No tienen otro espejo donde mirarse, somos su referente, hasta que ellos mismos desarrollen su personalidad y sus propias comprensiones. Pero aún así, seguirán latiendo en su interior las creencias, aquellas que recibieron de su entorno más íntimo siendo niños. Por eso son tan importantes los primeros años de la vida, desde la concepción hasta los 6 años especialmente.

La autoestima se desarrolla a partir de la calidad de la relación que existe entre nuestros hijos y las personas más importantes en el ambiente en que crecen. Ellos captan como radares el estado emocional en una situación determinada, observan las miradas, leen detrás de las palabras, en los gestos, el tono de la voz y la postura corporal, y sacan conclusiones. A veces verdaderas, a veces falsas, pero para ellos todas válidas.

Esas conclusiones sean verdaderas o no, son las que irán formando las creencias sobre sí mismos. Por eso no importa tanto lo que decimos, sino cómo lo decimos. Todo lo que nosotros reflejamos a nuestros hijos será la base de la imagen que tendrán sobre sí mismos.


Para contactarnosescobarlarevistadigital@gmail.com
La familia en LA REVISTA
Publicar un comentario

Entradas populares