Los peligros de ser madre a muy temprana edad

Una niña de 10 años dio a luz a un bebé en el Hospital de Jerez (España) el año pasado. Sin duda, esta noticia ha producido una gran sorpresa puesto que una niña de diez años debe de disfrutar de su tiempo jugando con los demás niños, aprendiendo en el colegio, soñando planes para el futuro… Pero una niña de esa edad no tiene la responsabilidad necesaria para hacer frente a la labor que implica la maternidad.

Una labor que es muy difícil de afrontar sin una preparación emocional previa puesto que cualquier mujer experimenta un gran cambio en su rutina diaria tras ser madre. De hecho, cualquier mujer se da cuenta tras tener un hijo que durante un tiempo el niño ocupa el centro de atención de la familia. Tanto es así, que todo gira alrededor del más pequeño de la casa y los padres casi no tienen tiempo para sí mismos.

Sin duda, a veces, la crónica social nos muestra el lado más amargo del ser humano puesto que el nacimiento de un bebé, que por sí mismo es una noticia alegre, contrasta y mucho, con el hecho de que la madre sea también una niña de diez años. Una niña que lejos de poder cuidar de otro ser humano necesita de la protección y el apoyo de su familia para vivir.

La aventura de la maternidad es una experiencia fascinante en la vida de cualquier mujer. Pero también debemos tener presente que es necesario encontrar el momento adecuado para poder afrontar con optimismo un reto único e irrepetible. Además, el hecho de que una niña sea madre a los diez años también sorprende porque muchas mujeres, hoy día, son madres tras superar la barrera de los 35 años de edad.


Para contactarnosescobarlarevistadigital@gmail.com
La familia en LA REVISTA
Publicar un comentario

Entradas populares