Accidentes en los pequeños


Cada año miles de niños sufren accidentes de diversa gravedad. Y aunque la mayoría de estos accidentes no revierten mayor gravedad lo cierto es que existen circunstancias que favorecen el riesgo.  Teniendo en cuenta que son la primera causa de muerte infantil a partir de un año de edad, los adultos responsables deben estar lo suficientemente informados y aplicar las medidas de prevención necesarias en cada etapa de crecimiento.

Los adultos deben informarse y prevenir los accidentes

En los países desarrollados en los que se han disminuido los índices de mortalidad global en relación a desnutrición, enfermedades infecciosas y mortalidad en los primeros meses de vida, los accidentes siguen siendo un importante problema de salud. Según estadísticas europeas, aproximadamente 20 millones de niños y jóvenes son victimas de accidentes cada año. Más de 15.000 mueren por estas causas, y alrededor de unos 30.000 sufren discapacidad posterior. Esto significa que mueren más niños por lesiones que por la suma de todas las demás enfermedades infantiles. Estos accidentes tienen lugar especialmente en casa o en la vía pública (áreas de juego).
La Organización Mundial de la Salud (OMS), que define el accidente como «suceso fortuito, desgraciado o dañino, o acontecimiento independiente de la voluntad humana provocado por una fuerza exterior que actúa rápidamente y que se manifiesta por un daño corporal o mental», manifiesta que la prevención es la clave para evitar la alta morbimortalidad.

Edad preescolar

La Convención de las Naciones Unidas para los derechos de la Infancia subraya la responsabilidad social de proteger a los niños y promover los servicios y ayuda necesarios para ellos. Esto incluye las lesiones por accidente, que son causa principal de muerte e incapacidad en la infancia. Los niños en edad preescolar (hasta los seis años) son los miembros más vulnerables de la sociedad. En esta etapa hay diferencias sustanciales en relación al desarrollo psicomotor del niño.
Antes de los seis años es importante enseñar las normas básicas de seguridad vial y la manera de cruzar la calle de forma segura
Hasta los tres meses el niño está en una situación totalmente pasiva y dependiente. Es importante evitar las caídas de objetos encima de él y nunca hay que dejarlo solo en una superficie de la que pueda caer. Según Ana Soriano, pediatra del centro de atención primaria de Santa María de Palautordera, en Barcelona, «lo que más vemos son, en los menores de un año, caídas desde los cambiadores o desde la cama de los padres y cuando empiezan la deambulación, caídas contra muebles o el suelo».
Tres meses más tarde su curiosidad aumenta y cualquier objeto es susceptible para meterse en la boca; por este motivo, hay que evitar juguetes con piezas pequeñas y desmontables u otros objetos o sustancias que pueda tragarse. Los niños tienen una gran predisposición a la investigación de todos sus orificios. «Es frecuente que vengan a la consulta por cualquier pieza pequeña en la nariz o en la oreja. Es importante no intentar sacarlas en casa, sobre todo si son de forma esférica por el riesgo de que penetren más en la cavidad». De los 6 a los 12 meses de edad el niño gana movilidad y autonomía, empieza a desplazarse gateando y su curiosidad también crece. Las medidas de prevención deberán centrarse en la protección de enchufes, puertas y ventanas, y accesibilidad de escaleras. Las cifras de accidentes por caídas en cubos, bañeras o fuentes son destacables.
En la etapa que comprende de uno a tres años, el niño desarrolla el movimiento, la curiosidad y los hábitos. En esta etapa se suman, frecuentemente, los accidentes por intoxicación de medicamentos, productos de limpieza y pinturas, entre otros. Los medicamentos más habitualmente relacionados son los antitérmicos (paracetamol e ibuprofeno), mucolíticos o jarabes para la tos, muy utilizados en estas edades y con relativo buen sabor. Muchos de estos accidentes por intoxicación, ampliables a todos los grupos de edad, se evitarían no guardando productos tóxicos en envases de productos para el consumo, según los expertos. Quemaduras en la cocina o mediante metales calientes, caídas desde sillas, la cama y sobre todo ventanas, accidentes de tráfico (es imprescindible cogerlos de la mano y vigilarlos constantemente por lo imprevisible de sus actos) y atragantamiento con la comida son algunos de los accidentes más habituales en esta franja de edad. «Hay que prestar atención a los alimentos duros y que se trocean como los frutos secos, por ello no se recomiendan enteros hasta los 3 años», añade a experta.
Las piscinas y similares son también uno de los lugares donde suelen producirse accidentes. Para evitarlos es necesario proteger su acceso y usar los dispositivos de flotación de acuerdo a la edad del niño. Antes de los seis años es importante enseñarle las normas básicas de seguridad vial y la manera de cruzar la calle de forma segura. «Los accidentes de tráfico son otro grupo de accidentes infantiles y desde atención primaria se incide en la prevención con la utilización de los dispositivos de dispositivos de seguridad de los coches, dando consejos sobre seguridad vial», resalta Soriano.

Desde la Sociedad Argentina de Pediatría nos aconsejan:
PREVENCIÓN DE ACCIDENTES EN LA CALLE:
Como peatón y como conductor de móviles
Como Peatón:
" La mayoría de los niños aprenden y ejercitan las normas de seguridad peatonal a partir de los 7 a 9 años. Antes de esa edad sus reacciones son impredecibles, por lo que deben salir con un adulto responsable y físicamente apto para resguardar su seguridad.
" Deben caminar siempre del lado de la pared y siempre al lado o delante del adulto. Los más pequeños conviene llevarlos de la mano.
" El uso de dispositivos musicales con auriculares para transitar o correr, disminuye la percepción auditiva y causa desconcentración.
" En caso de veredas en obra o intransitables, los adultos llevan al niño de la mano, de lado de la acera, caminando en sentido contrario al trafico.
Conduciendo bicicletas:
" El tamaño adecuado es importante: el niño sentado en la bicicleta debe poder apoyar sus pies completamente en el piso.
" El casco es tan necesario como en las motos para transitar en la calle.
" No es aconsejable que niños o adolescentes las usen de noche, circulen de contramano, o lo hagan dos niños en una bicicleta.
" Idealmente para niños pequeños deben tener protector de la cadena y rueda trasera.
Conduciendo Motocicletas:
" Debe circularse siempre a la derecha, cercano a la acera y sin zigzaguear.
" Conductor y acompañante con casco y conductor con antiparras son precauciones inexcusables.
" Recuérdese que el estado de la calle (baches, arena, aceite, barro blando, etc.) hace muy vulnerable a los vehículos de dos ruedas.
" Debe existir una relación lógica y adecuada entre el peso y estatura del adolescente y el tamaño y peso de la moto, especialmente entre las de gran cilindrada.
 
Con el vehículo familiar:
" Los niños de 0 a 9 meses deben ir en su asiento de seguridad colocado detrás del respaldo del asiento delantero del acompañante, orientado en sentido inverso a la marcha del vehículo.
" Los niños de menos de 20kg. (independientemente de su edad) deben viajar en su "sillita", colocada en el asiento trasero, con cinturón de seguridad y sentados en el sentido de la marcha.
" No conviene que viajen en el asiento delantero hasta después de los 12 años, con cinturón y asiento alejado del tablero (evitar ahogo por air-bag).
" Las embarazadas: la correa horizontal "por debajo" del vientre y la oblicua "por arriba" del mismo.
" No llevar cajas, paquetes u objetos sueltos en la luneta trasera. Ídem para juguetes de todo tipo.
" Está prohibido por ley conducir accionando cualquier dispositivo telefónico o de comunicación a distancia: debe detenerse en lugar seguro y hablar desde allí.
Con el transporte público:
" Esperar y ascender a cualquier vehículo en al vereda y en el lugar demarcado para hacerlo, cuando esté totalmente detenido.
" Al ascender, los niños delante de los adultos. Al descender, primero el adulto y luego ayudar al niño.
" Si no va el niño sentado, debe ubicarse lejos de las puertas, asido a un apoyo seguro, sin sostener bolsos o mochilas y sin caramelos o chupetines en la boca.
" Los niños pequeños deben esperar el tren o el subte lejos de las vías y siempre de la mano de un adulto, hasta que asciendan al mismo.
En las veredas:
" Los elementos móviles (autos, motos o bicicletas) o fijos (carteles, cajas de luz o gas) son un riesgo potencial para el peatón.
" Jamás la vereda debe ser lugar de juego a ninguna edad.
" El estado del piso en su integridad (baldosas rotas o faltantes), tipo de material, desniveles y plantas o raíces de árboles, son causante de caídas traumáticas.
Sociedad Argentina de Pediatría

Publicar un comentario

Entradas populares