LA FIEBRE


La fiebre es común en la infancia y, en general, en la vida de cualquier persona. ¿Quién no la ha padecido alguna vez? Sin embargo, controlarla es crucial, sobre todo en las personas ancianas con enfermedades crónicas y en los niños. Hay que aprender a tomarla de manera correcta y saber cuándo compromete la salud y es necesario acudir al médico. Si supera 40ºC, se considera muy alta y peligrosa. Más todavía si a la vez hay deterioro del estado general, sensación de ahogo y alteraciones de las constantes vitales o del nivel de consciencia. Los fármacos antitérmicos y otras medidas, como aplicar esponjas o gasas empapadas en agua y alcohol, la mantienen estable. No obstante, además de tener en cuenta los grados de temperatura, hay que estudiar otros factores: la fiebre diaria, durante más de dos semanas, también debe consultarse al médico de cabecera.
Autor: Por CLARA BASS
 
En los niños, en general, no provoca grandes trastornos si se controlan las subidas. El mayor riesgo en el niño con fiebre muy alta y sostenida son las convulsiones febriles. Según datos aportados por Sisó, más del 90% de los casos se resuelven en los centros de atención primaria, mientras que sólo un pequeño porcentaje necesita atención hospitalaria.
Estos se corresponden con niños con fiebre superior a 40ºC que no cede con antitérmicos; ancianos mayores de 75 años, aquejados de enfermedades crónicas y con algunos de los síntomas de alarma citados; además de pacientes con temperatura alta que se prolonga más de dos semanas, ya que precisarán pruebas complementarias mediante un ingreso hospitalario programado o de forma ambulatoria, si su situación lo permite.
 PARA CONTROLARLA:
Para bajar la temperatura corporal no se debe recurrir sólo a los medicamentos antitérmicos. Es posible controlarla con la aplicación de esponjas o gasas empapadas en agua y alcohol. "No se deben utilizar solas, ya que su efecto podría ser contraproducente, sino en combinación con fármacos de efecto antitérmico", señala Sisó. El tratamiento antitérmico más empleado es el paracetamol, útil en cualquier grupo de edad e, incluso, en lactantes; el ibuprofeno es un antiinflamatorio que se utiliza con frecuencia en niños a partir de tres años y que también es válido para adultos; el ácido acetilsalicílico (aspirina) es muy eficaz como antitérmico y antiinflamatorio, pero debe evitarse en los niños y en los adultos con enfermedades gástricas.
1 comentario

Entradas populares