Síntomas de convulsiones infantiles

Las convulsiones tienen características diferentes en las personas adultas y en los niños. Los pequeños que sufren de fiebre pueden manifestar convulsiones de distinto tipo que incluyen contracciones involuntarias en distintas partes del cuerpo. Entre las enfermedades infantiles que pueden dar origen a las convulsiones en los niños se cuentan las infecciones de oído, infecciones respiratorias y problemas gastrointestinales.

Los casos de convulsiones en niños pequeños a partir de cuadro de fiebre suelen desencadenarse, por lo general, en niñitos de entre 5 meses y 5 años de edad. Una de las características de las convulsiones febriles es que aparecen de forma repentina y están ligadas a funciones neurológicas (pueden tener aspectos en común con la epilepsia).


Para saber cuándo podemos estar frente a un caso de convulsiones en niños debemos tener en cuenta algunos de los síntomas más comunes de esta afección. Los niños con convulsiones además de tener contracciones involuntarias de los músculos de las dos partes del cuerpo suelen llorar y gemir. Además pueden presentar fiebre, vómitos, problemas para mantenerse en pie y contener deseos de orinar. Menos frecuentes son los casos de los niños que tienen mirada perdida y pueden llegar a echar espuma por la boca (es otro de los síntomas de este tipo de enfermedades infantiles).



Cuando se produce un cuadro con convulsiones febriles hay que recordar que se detienen por sí solas, sin la necesidad de tener que hacer nada. Asimismo, las convulsiones febriles que se presentan en los niños pequeños tampoco tienen un impacto sobre la calidad de vida del niño ni sobre sus funciones psicológicas (o desempeño intelectual). Vale destacar que las convulsiones febriles de los niños tampoco tienen que producir ningún tipo de daño cerebral o mal funcionamiento orgánico (son inofensivas en todo sentido).

Farmacia Blog
Publicar un comentario

Entradas populares